Mexico Negro – Reloaded

La iniciativa de explotar el gas de lutitas, punto crucial de la ‘Reforma Energética’ demuestra lo poco que México ha aprendido en tantos años de explotación petrolífera. También señala con que facilidad se evaden las preguntas mas importantes de una reforma energética. ¿Cual es la historia del petróleo en México? ¿Quienes fueron y son los dueños de la energía? ¿Que clases sociales se han beneficiado mayoritariamente de la explotación petrolera? ¿Cuales son los grupos que han sido marginados? ¿Que relación tiene la violencia actual con nuestra ‘riqueza’ de recursos fósiles? ¿Será la historia del gas similar a la del petróleo, o será peor?

Otras potencias, principalmente las grandes petroleras americanas y el gobierno estadounidense, siempre han determinado el rumbo energético-económico de México.1,2 William Taft y las grandes petroleras americanas expulsaron a Porfirio Díaz y armaron a Madero a cambio de grandes concesiones, para luego removerlo e incorporar a Victoriano Huerta al ver la amenaza que representaba un presidente con visiones de expropiación petrolera, ferrocarrilera, y cobro. 2,3 Durante mas de dos décadas después de la Revolución Mexicana, el gobierno estado unidense y las petroleras cambiaban de gobierno o de presidente para asegurar su producción e incrementar sus ingresos: Carranza, De la Huerta, Obregón y Calles, todos fracasaron en realizar una verdadera reforma energética siempre siendo controlados por estas grandes potencias. 2,3

Img Credit: Pete Gamlen.

Img Credit: Pete Gamlen.

Carranza declaró que el suelo y subsuelo serian propiedad de la nación (artículo 27 dentro la constitución de 1917) pero es asesinado antes de ver la acción implementada. Calles, en su alianza con las petroleras para mantenerse en el poder detiene la reforma agraria, impide la repatriación de latifundios y se olvida de la nacionalización de la economía. Solo Lázaro Cárdenas y Francisco Múgica, únicos en la historia de México y ‘afortunados’ por coincidir con la Segunda Guerra Mundial, aprovechan este hecho histórico para nacionalizar el petróleo y expulsar a las petroleras, mientras el gobierno norteamericano atendía otras prioridades. 2,3

Mas recientemente el Gobierno se ha encargado de anunciar soluciones prometeicas para la crisis energética, exprimiendo las últimas gotas del yacimiento de Cantarell, y queriendo explotar otros en el Sureste del país (por ejemplo Chicontepec, Xux-Tsimin, Ayatsil-Tekel), y ahora el gas de lutitas – ninguna de estas propuestas parecen realistas en términos de costo-beneficio, ni justas, ni sustentables.4 México se ha quedado atrás en cuestiones energéticas. Es la segunda economía mas grande de Latino América, pero es sexta, por debajo de Nicaragua y Panamá, en cuestiones de innovación energética.5 La energía renovable se ha enlodado en disturbios comunitarios relacionados al maltrato y a las pobres negociaciones del gobierno y la industria privada con los dueños de la tierra. Las balas y el petróleo también siguen siendo negocio: 70% de las armas que usan los narcotraficantes son compradas en EUA con dinero proveniente de la venta de hidrocarburos en el mercado negro (en territorio estadounidense) a empresas como Halliburton, y en el 2007, según datos de PEMEX, el narcotráfico robaba y vendía 40% de toda la producción de hidrocarburos de la Cuenca de Burgos.6

Una Reforma Energética no solamente discute a quien se le permitirá invertir, o apunta el dedo a un nuevo recurso fósil. Es una que diseña y entra en un nuevo paradigma de la relación energía-economía-desarrollo.7 Toma en cuenta métricas como el energy return on investment (EROI), al igual que índices de desigualdad energética, y estudia el nexo agua-energía – crucial en el tema del fracking especialmente para un país tan árido como México. También investiga la historia del daño ambiental, político y de violencia que las grandes compañías de extracción le han hecho al país para resolverlo y evitarlo . Fomenta un reforma haciendaria y económica que permita diversificar la generación de empleos (y la producción de energía), la riqueza del país, y genera capital humano. Implementa la energía renovable a gran escala, diseña mercados de compra y venta de electricidad dentro del país, distribuye la carga fiscal sobre todas las grandes empresas que explotan los recursos del país, electrifica el transporte privado y público, diseña precios de electricidad ‘inteligentes’ que reflejan el costo social de producción y su variabilidad temporal, y hace un estudio detallado de la desigualdad que genera la energía y su riqueza. Muy poco de esto se ve ahora dentro del país. Sin un paradigma nuevo, la historia energética de México no cambiara de curso: pocos se beneficiaran, la desigualdad energética crecerá, y nuestro recurso energético se continuara extinguiendo.

1.Jesús Silva Herzog. Historia del Expropiación de las Empresas Petroleras. Ciudad de México: 1964.
2.Lorenzo Meyer. México y los Estados Unidos en el Conflicto Petrolero. El Colegio de México. Ciudad de México: 1972.
3.José Luis Calva et al. Crisis Energética Mundial y Futuro de la Energía en México. Consejo Nacional de Universitarios. Juan Pablos Editorial. Coyoacán: México. 2012.
4.CLIMASCOPIO 2012: Cambio climático y clima de inversión en América Latina y el Caribe. 2012. Fondo Multilateral de Inversiones y Bloomberg New Energy Finance. Enlace: http://www5.iadb.org/mif/climatesc¬ope/2012/
5.Ana Lilia Pérez. El Cartel Negro: Como el Crimen Organizado se ha Apoderado de Pemex. Grijalbo: Ciudad de México. 2011.
6.Kolya Abramsky. Sparking a Worlwide Energy Revolution: Struggles in the Transition to a Post Petrol World. AK Press US. Oakland, CA: 2010.